El pan que comparte la Cordillera

Por Julio De Vido (h).

Escucha a Julio De Vido (h) Acá.

Según un informe del año 2018, Chile es el país de América Latina que más pan consume, alrededor de ochenta y seis kilos per cápita por año, algunos lo sitúan como el segundo consumidor mundial detrás de Alemania, considerando una población de dieciocho millones de habitantes y los siguientes factores:

Para hacer un kilo de harina se necesitan: 1,4 kilos de trigo

Para hacer un kilo de pan se necesitan: 0,96 kilos de harina.

Podríamos inferir que solo para el consumo de pan, es decir, dejamos de lado pastas, tapas, galletitas, etc. Chile consume 2.080.512 toneladas de trigo por año, de nuevo, solo para abastecer la producción de panificados. Según el mismo informe los argentinos consumimos 72 kilos por año por lo que infiriendo que somos cuarenta millones nuestro consumo de trigo para panificados es de 3.870.720 de toneladas.

Vale aclarar el fin es únicamente conceptual y la metodología sumamente teórica para llevar adelante este pequeño ejercicio. El consumo interno total de trigo de Argentina se encuentra entre las 6 y las 7.5 millones de toneladas sobre una producción que perfila al cerrar la campaña 19/20 a los 17 millones de toneladas.

Chile presenta un consumo interno que ronda las 2.5 millones de toneladas de trigo anuales, su producción ronda el millón y medio de toneladas anuales por lo que año a año debe importar entre en 30% y el 40% de su trigo para molienda, importaciones que provienen fundamentalmente de Argentina, Canadá y Estados Unidos.

Resumiendo, estamos analizando la situación de dos países, uno es la Argentina que se presenta superavitario en materia de producción de trigo para lo que es su demanda interna y otro, Chile, que es deficitario, aunque no llega a tratarse de un importador neto sin embargo sin esa importación no llegaría a abastecer su demanda interna.

Veamos que paso con el precio del trigo en el último año. El precio internacional del mismo tuvo una importante volatilidad, hace un año atrás se encontraba rondando los 220 dólares la tonelada a los 264 que se encuentra aproximadamente hoy luego de que marcara otro pico en enero cercano a los 280 dólares. En definitiva, se configuro un alza en dólares de aproximadamente el 16% y en pesos (descontadas retenciones) de un 58,5%.

Ante este escenario quería que veamos juntos que paso con el precio del pan de uno y otro lado de la cordillera.

Según el INDEC el kilo de pan francés tuvo un aumento del 30.8% interanual, pasando de $111,25 a $145,61 en el Gran Buenos Aires. Mientras que el pan marraqueta, variedad más consumida en el país trasandino, tuvo un aumento en el mismo período (feb-20 vs feb-21) del 10,89% pasando de 1480 a 1537 pesos chilenos.

De todos estos análisis hay algunas cuestiones interesantes para destacar, según los datos del INDEC, luego cada uno podrá evaluar si este aumento fue así en su panadería del barrio, el aumento del precio del pan en Argentina estuvo por debajo del aumento del índice de precios al consumidor del año 30.8% vs 38.5%, a contramano de lo que sucedió en Chile que el pan tuvo un aumento de 10.89% vs el 3.1% de inflación interanual que tuvo el índice de precios del mismo.

Observen por si mismos la importancia de tener una producción agropecuaria sólida, que tenga una productividad cada vez más alta ya que aun en un escenario de precios internacionales altos, aceleración de los precios internos y micro depreciaciones mensuales del peso, el precio del pan al consumidor se mantiene por debajo del índice general.

Por otra parte, analicemos por ejemplo la incidencia del trigo en el precio del pan, para hacer un kilo de pan se necesitan: 1,34 kilos de trigo. Es decir que hoy con $25,32, se compra el trigo necesario para hacer un kilo de pan (ya que el kilo de trigo vale $18,9), claro está que el panadero no compra trigo, sino que compra harina, aun así tomando los datos duros, sobre el precio relevado por el INDEC de $145.61 el kilo de pan, el trigo tiene una incidencia del 17.3%, que posiblemente se vea afectada al incluir a la harina en la estructura de costos.

En las próximas notas continuaremos desarrollando estos hilos lógicos ya que son la base por la cual en el período 2003-2007 contamos con un escenario de recuperación de las reservas internacionales, de los salarios reales, de altas exportaciones y precios y dólar controlados.