El Gobierno extiende por dos años la prohibición para exportar cortes parrilleros populares

A través del Decreto 911/2021, el Gobierno nacional oficializó un nuevo esquema de exportación para la carne vacuna, luego de que el 31 de diciembre pasado vencieron las restricciones que habían impuesto a las ventas externas para contener la suba de precios locales.

La medida lleva la firma del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete Juan Manzur y del ministro de Agricultura, Julián Domínguez.

En concreto, especificó en su primer artículo que hasta el 31 de diciembre del 2023 quedaron suspendidas la exportación definitiva y/o suspensiva, con destino al exterior del país, de los siguientes cortes bovinos frescos, enfriados o congelados: Reses EnterasMedias ResesCuarto Delantero Con HuesoCuarto Trasero Con HuesoMedias reses incompletas con Hueso y Cuartos delanteros incompletos con Hueso.

En línea con lo que Domínguez había adelantado al sector, también se extendió la prohibición para vender al exterior los llamados “cortes populares”, ya sea frescos, enfriados o congelados, que tienen alta demanda doméstica. Estos son: Asado con o sin huesoFaldaMatambreTapa de asadoNalgaPaleta y Vacío.

Fuentes del sector agropecuario adelantaron que las entidades que conforman la Mesa de Enlace “están estudiando lo publicado, es un texto muy extenso, para publicar una respuesta”.

“Se prohíben unos cortes, pero se quitan los cupos en otros. Hay que analizar la letra chica”, dijeron fuentes de la Mesa, que reúne a la Sociedad Rural Argentina (SRA)Confederaciones Rurales (CRA), la Federación Agraria (FAA), y Coninagro

En los considerandos del Decreto, el Gobierno consignó que “es necesario construir una política pública para la cadena de la carne con el objeto de aumentar la producción, la existencia ganadera y el peso promedio de faena, generando previsibilidad al productor, e incrementar asimismo los volúmenes exportables”

Además, precisaron que “las medidas que se disponen contribuyen a generar un equilibrio entre el mercado argentino y la exportación de productos cárnicos”.

En mayo, y en el marco de fuertes aumentos de precio, el Ejecutivo decidió prohibir la exportación total de carne vacuna para aumentar la oferta local y contener su valor en los mostradores. Las medidas se fueron flexibilizando, con varios reclamos por parte del sector agropecuario en el medio, hasta llegar al esquema actual. 

La medida dio resultado para estabilizar los precios de los cortes más consumidos durante los primeros meses, pero sobre el final del año volvieron a dispararse en línea con un incremento en la demanda para las Fiestas. Por ejemplo, en diciembre el promedio de los cortes se incrementó 9,7% (en noviembre había sido 10%) y acumularon en el último año un 60,7%, según los datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

Instrumentación

A su vez, el ministerio de Agricultura publicó en el Boletín Oficial las Resoluciones 301/21 y 302/21 que instrumentan el Decreto N° 911/21  y la Resolución conjunta con la cartera de Desarrollo Productivo N° 10.

Mediante la Resolución 301/2021 se liberó en su totalidad las exportaciones de la carne vacuna proveniente de la faena de las vacas categorías D y E o “conserva” (carne de baja calidad que se vende en China), y toros, así como de huesos con carne resultantes del desposte. Esto se venía negociando con el sector como un gesto de buena voluntad por parte del Gobierno.

Estas categorías quedan exceptuadas de las limitaciones a los cortes parrilleros. También mantiene el listado de 63 frigoríficos a los que se le asignó un cupo de exportación el año pasado y se les solicita presentar una Declaración Jurada de Exportación de Carnes (DJEC) cada vez que quieran exportar carne.

Por otro lado, la Resolución en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Productivo Nª 10/21, determina que la carne vacuna con destino al comercio minorista deben salir de los frigoríficos en unidades de hasta 32 kilos. Según comentaron desde la Subsecretaría de Ganadería del ministerio de Agricultura, con dicha medida se está dando respuesta a un pedido de las entidades gremiales que representan a los productores. Para cumplir con estos requisitos se otorgan plazos de hasta 6 meses.

Mediante un comunicado, desde la subsecretaría de Ganadería señalaron que las medidas anunciadas por el Gobierno en el Boletín Oficial “fueron consensuadas con las entidades de productores y la industria frigorífica, con el objeto de dar previsibilidad y confianza a la ganadería argentina, garantizando la producción, la exportación y el consumo de los argentinos, en base a los análisis técnicos del sector”.