El gobierno argentino avanza en el desarrollo del hidrógeno verde

Por Ezequiel Vega.

El cambio climático es una de las preocupaciones más alarmantes de la comunidad internacional, que involucra a todos los sectores sociales y productivos. En la última Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climatico se volvió a insistir en acelerar la reducción de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, debido a que se encuentran muy por debajo de lo necesario para preservar un clima habitable. 

En el punto 19 del documento final del encuentro- Pacto de Glasgow para el Clima– se hace un llamado a los bancos multilaterales de desarrollo, y otras instituciones financieras, a fin de facilitar los recursos necesarios para lograr  las metas en común de las Naciones Unidas. Por ende, el sector de las finanzas públicas y privadas resulta clave para avanzar en la transición energética.

En estos últimos dos años, el gobierno argentino logró garantizar seguridad jurídica para inversores extranjeros en materia de producción de hidrocarburos y energías renovables. Asi, en Octubre del 2021, Alberto Fernández anunciaba junto a los directivos de la firma australiana Fortescue, la inversión más importante de los últimos 20 años, por un monto de USD 8.500 millones para la producción de “Hidrogeno Verde”. El “HV” se considera como una de las soluciones tecnológicamente más desarrolladas para “descarbonizar” sectores difíciles de electrificar, como el transporte marítimo de larga distancia, la aviación y las industrias pesadas.

En Jornada de Trabajo sobre Hidrógeno impulsada el gabinete nacional, se logró avanzar en el diseño de una estrategia federal para desarrollar la economía del hidrogeno en la República Argentina. El secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio de Mendiguren, destacó la importancia de “encarar el desarrollo del hidrógeno con el fin de fortalecer las capacidades industriales, científicas y tecnológicas, y así ampliar nuestra matriz productiva y energética”.

Al mismo tiempo, el dirigente de la UIA indicó que “es necesario sostener el desarrollo de proveedores, que se exporte la tecnología y la ciencia que esta actividad genera, ya que la demanda a escala global abre la posibilidad de nuevos mercados de exportación para nuestro país”. Se estima que para 2050 se podrían alcanzar los U$S 15.000 millones anuales

Por su parte, la subsecretaria de industria, Priscila Makari, sostuvo que “la producción de hidrógeno de bajas emisiones permite diseñar un nuevo perfil productivo de especialización que mira al futuro. Esta es una oportunidad que tenemos para diversificar la matriz energética, el perfil exportador de nuestro país, y para generar nuevas capacidades productivas de los proveedores del sector, con desarrollo federal que siga mejorando las condiciones de vida de toda la población”.

Para el desarrollo de la producción de hidrógeno en Argentina el Gobierno Nacional ofrece financiamiento a los proveedores de la industria de la energía eólica y solar, que se encuentra en crecimiento. Se promueven sectores como: los fabricantes de torres eólicas y solares; sectores de fundición y mecanizados de piezas; de transformadores y componentes; de sistemas de almacenajes y palas.

En materia de inversiones, recientemente, Siemens y MMEX anunciaron una inversión en Tierra del Fuego por U$S 500 millones, que prevé la producción de 55 toneladas diarias de hidrógeno,energía solar, entre otros.