El diseño de las escenas sonoras: los ojos de la imaginación.

Por Marcos “Barbis” Serrao Gómez. Productor integral y editor especializado en postproducción sonora.

Escuchá el podcast de Marcos «Barbis» Serrao Gómez acá. Contenido e identidad sonora. Como Satélite Flor Azul.   

En el Blues está todo: dolor, amor, frustración, venganza y un ritmo que nos invita a escuchar en silencio. Aun sin saber inglés. Y además es la base de todo. Del Blues surgieron estilos y surgieron géneros. Y muchos músicos lo tomaron, lo aceleraron y crearon su música. Pero nunca olvidaron al Blues.

Lo mismo sucede con la radio. La radio es eterna, es un medio que está destinado a ser eterno e inolvidable. Sus propias componentes generan que esto suceda: música, efectos, voces. Y silencios. Con esos cuatro elementos se abren los ojos del imaginar. Eso mismo sucede con el podcast cuando es una producción profesional. Este formato extiende las fortalezas de la radio, las escenas sonoras fortalecen y crean un universo único. 

“La huella sonora es la que, como la huella digital, nos hace únicos: es la identidad sonora” dice Mario Breuer en su libro Rec&Roll. Y tiene razón. Esa identidad sonora que debemos buscar como norte hacia la profesionalización. Debe lograr que el oyente vea con los ojos de la imaginación, citando al profesor Oscar Bosetti. 

La construcción de escenas sonoras no es simple, desafía la complejidad y no se produce de la noche a la mañana. Pero cuando se diseña artísticamente, simplifica procesos de escucha al oyente y lo sumerge en el relato que le propone. Y uno de los desafíos principales del podcast en Argentina es la búsqueda de un sonido profesional, de contenidos originales, de personas capaces de sumergir al oyente en una experiencia sonora distinta. La profesionalización lleva a otros lugares, y no al revés. 

Satélite Flor Azul y la adaptación de Cibersix

Las primeras viñetas marcan el rumbo de lo que vendrá luego. Personajes bizarros, casi deformes, horrendos en todo su ser. Esas caras muestran emociones y rozan lo perverso.
La rubia tiene una mueca en su cara, una media sonrisa, una mezcla de gestos sugerentes. Casi atrás de ella 3 pibes miran. No parecen muy inteligentes pero si peligrosos. Luego los 4 personajes se retiran. Adrián Seidelman, profesor de literatura, acaba de rechazar a Lori, la bomba sexual de la clase. Y sus 3 amigos están dispuestos a hacerle pagar por eso. Aparece en escena el héroe (¿héroe? ¿Seguro?) Lucas Amato. 

Enseguida pegan buena onda: ambos admiran a Pesoa (no el locutor, a quien también admiramos, sino el escritor Fernando) “el hombre que fue cuatro poetas al mismo tiempo. Pesoa, Álvaro de Campos, Alberto Caeiro y Ricardo Reis”. Y ahí nomás Lucas le muestra una foto, una chica vestida de negro a la que persigue por las noches. Y su secreto: “¿No te enamorarías de una chica así?”

La “chica así” es Cibersix, una androide creada por medio de manipulación genética. La ciudad ficticia es Meridiana. Cibersix y Adrián Seidelman son la misma persona. Y las viñetas forman parte del número 1 del cómic lanzado a principios de la década de los ´90 por Carlos Trillo y Carlos Meglia. 

El trabajo artístico realizado en esta adaptación es fundamental. La selección de los registros de las voces, los tonos de los actores, la voz de Adrián forzada para intentar ocultar su verdadera identidad, la presencia de un ambiente urbano y opresivo, todo eso contribuye a la verosimilitud de la producción. Incluso cuando sabemos de entrada que esa voz de Seidelman no es su verdadera voz, porque nos damos cuenta, porque tenemos muchos años de distintos consumos culturales que nos hacen darnos cuenta que hay algo raro. Porque tenemos dos oídos y una sola boca (para escuchar el doble de lo que hablamos diría mi abuelita). Y porque el podcast, este podcast en particular, nos exige que así sea porque nos sumerge en ese ambiente que proponen Trillo y Meglia. Pero desde lo sonoro. 

Incluso entendemos lo que los autores originales van a proponer a lo largo de su obra: la ambigüedad y la mezcla de atracción entre Adrián/Cibersix y Lucas. Entendamos, eran los ´90 y la propuesta era un mundo en que conviven androides y científicos nazis dispuestos a conquistar el mundo. Y una relación erótica que de a ratos se volvía homo-erótica. Y conflictos grandes de identidad.

Para los que hemos leído esa magnífica obra, las escenas que se nos presentan auditivamente son muy claras. Esto responde al diseño sonoro, una labor sumamente compleja y dedicada. Porque nos sumerge en esas viñetas y nos trae los recuerdos de ellas. Está pensado para poder sumergir al oyente en la misma atmósfera que busca crear el cómic. Para simplificar la tarea. 

Por eso mismo se permiten una licencia: el encuentro entre Lucas y Adrián está cargado de erotismo. Se nota en sus voces. “Adoro a Pesoa” dice el actor que interpreta a Lucas. Y puede sentirse una respiración agitada. Lucas está excitado, está caliente. Le encuentra un libro de ingeniería genética “el tema que más me apasiona”. Y Adrián responde a esa calentura, él/ella también está caliente con ese hombre al lado. Lo que en el cómic lleva algunos números, aquí se resuelve en segundos. En unos breves diálogos, en unas breves oraciones y con dos respiraciones y dos cambios de tonos (de gritos a casi susurros en las orejas).

Ese diseño sonoro no está pensado desde un lugar snob, desde una superioridad o desde una burla para aquellos que no saben, no pueden, no quieren crear escenas sonoras en sus podcasts. Pero si debiera ser tomado en cuenta como un modelo a seguir.

A veces se piensa que el podcast es tan solo sentarse y grabar con una computadora. Es cierto que también hay otros casos que intentan salir de esto y arman contenido de ficción con una escena sonora en un segundo plano sólida pero que tiene diversas fallas en la interpretación. El fondo está muy bien cuidado, seleccionado meticulosamente, pero falla el plano principal con tonos de voz agresivos, colores y matices sonoros que atentan contra el fondo o un piso de ruido audible.

Cuando hablamos de podcast, referimos a un contenido pensado para ser escuchado por medio de una plataforma X. En cambio, podcasting es la acción de alojarlos y distribuirlos en esas plataformas. En ese sentido es importante recordar la definición que da Francisco Izuzquiza sobre el término en su libro El Gran Cuaderno del Podcasting: “serie de audios (o videos) subidos a Internet y distribuídos mediante un feed RSS” 

Muchas veces se habla de la necesidad de figuras públicas o reconocidas al frente de este formato como estrategia para lograr la masividad. Pocas veces se habla de lo que verdaderamente importa: el contenido. También sucede que las condiciones de grabación no son las ideales, que hay presencia de pisos de ruidos altos y que la desprolijidad no es una búsqueda artística sino el resultado final. 

En ese contexto, un producto como Satélite Flor Azul destaca tanto por su diseño sonoro como por su originalidad. El tratamiento temático, el enfoque y la búsqueda inter-cultural que permite dialogar e interpelar con el universo narrativo del cómic. Su profesionalismo, al servicio de contar una atractiva historia, que entiende de tiempos, el registro y la dinámica de lo sonoro. Aprovechan toda la potencia expresiva de la radio para realizar un Podcast que no pasa inadvertido en las plataformas de consumo “masivo”.