El desafío

Por Daniel Prassel.

Escuchá a Daniel Prassel acá.

Un domingo más, ya estamos promediando el mes de marzo, donde los temas de memoria y DDHH por supuesto cobran más centralidad por obvias razones, aun así siempre es bueno seguir complejizando cada debate en pos de seguir construyendo políticamente, porque como bien se advierte todavía hay tensiones que debemos seguir trabajando para concientizar al Pueblo, tarea militante que realizamos a diario de sol a sol, pero que siempre absolutamente siempre necesita de la incorporación de nuevas generaciones y voluntades ya que desde los discursos hegemónicos se sigue bajando una línea de odio, intolerancia y violencia que daña a la democracia y sus instituciones.

Tenemos por delante la titánica tarea de hacer crecer la Memoria, pero no como algo estático o pasivo sino como una herramienta capaz de interpelar a nuestras juventudes, que como decimos siempre son una locomotora en marcha.
Que mejor que arrancar desde la memoria para ir mostrando el camino, esta lucha histórica nos ha enseñado mucho, el valor de no rendirse, la capacidad de organización, la mirada estratégica, la maduración de la paciencia y por supuesto la bandera del amor como pilar para avanzar.

Debemos hacernos cargo de la historia, porque todas y todos sabemos que hay grandes grupos muy interesados en tapar todo lo que paso, en que olvidemos y que permanentemente arranquemos de cero siempre, debemos ser capaces de dar contundentes respuestas políticas no solo para no olvidar sino también para ir tejiendo estructuras jurídicas, políticas y simbólicas, que vayan ganando cada vez más espacio en todos los ámbitos posibles.

Rescato la experiencia de la Coordinadora de DDHH del Futbol Argentino, que supo instalar temas como memoria, verdad y justicia en el seno de las organizaciones deportivas, lugares donde si bien las hinchadas expresaban popularmente reclamos y posicionamientos, no había hasta el momento una vocación real de las comisiones directivas de por ejemplo, tomar la historia de los y las desaparecidxs con filiación al club, para trabajar con ese tema en el marco del rol social de las mismas.

Como militantes políticos también será nuestra obligación llevar estos temas a distintos dispositivos y prender la llama para arrancar a dar los debates que fueran necesarios, una de las cosas más importantes que tenemos por delante es demostrar como el plan económico que orquesto la dictadura, sigue aún vigente y funcionando, hay que exponer cada ley que nos dejaron implantadas y que son garantes de ese genocidio económico que venimos arrastrando.

Sabemos también que no es nada fácil, ya son 45 años del golpe, y siempre nos trataran de correr de eje, intentando que volvamos a discutir lo ya discutido, también como vimos en estos días nos querrán bajar la moral, vandalizando nuestros símbolos y la memoria de miles de compañerxs, no debemos caer en provocaciones como nos decía el Flaco, sino que por el contrario hay que seguir avanzando con más organización pero por sobre todo con acciones bien concretas, no está demás empezar a generar legislación contra los hechos que expresan odio y desprecio por lo que sucedió durante el terrorismo de estado, somos una comunidad que mayoritariamente sabe de qué lado hay que estar, pero también hay que ser inflexibles con aquellos que hacen apología de los peores delitos que conocimos como Pueblo.

Propongo como siempre que podamos pensar propuestas, acciones, ideas realizables para seguir construyendo comunidad y desde el amor, porque nuestro país es un lugar maravilloso que no permitiremos que nos saqueen, ese es el mejor homenaje a esxs compañerxs que dieron la vida no solo cuando cayeron sino día a día en unidades básicas, trabajando solidariamente, ayudando en los barrios y peleando por esa Patria que todas y todos merecemos.

Nuestro movimiento nacional se compone de distintas etapas históricas, cada una va completando un poco de la que la antecede y nos toca poder diagnosticar correctamente este difícil presente mundial, para poder defender mejor lo nuestro, es buen momento de no quedarse en lo chiquito sino tratar de ver con la mayor amplitud posible lo que está pasando.

Un mundo complejo que promueve valores individuales nunca puede ser la opción para la liberación nacional definitiva, el camino siempre será abrazar al que tenemos al lado, mirarlo a la cara y tender siempre la mano, porque eso somos, nuestra esencia no se negocia y eso también lo aprendimos de nuestrxs compañerxs.

En este marzo que sigue su curso hagamos de la memoria nuestro mejor argumento para seguir abriendo caminos y desterrar para siempre, cualquier intento autoritario y violento, elegimos la democracia y siempre podemos mejorarla, cuidemos lo logrado, garanticemos lo que falta.

“Militancia es ocuparse del otro” Cra Taty Almeida

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad, como nuestrxs 30.000 nos enseñaron