Editorial de Claudio Posse:»Construir la Unidad de la Mayoría para frenar el Ajuste»

Hoy en su editorial de todas las mañanas Claudio Posse, nos hablo sobre la construcción de los modelos políticos en nuestro país. Escucha la editorial completa en el siguiente link.

Qué difícil es construir. Sí, construir a secas. Construir sin especular. Construir sin pensar situaciones individuales. Construir sin mediar otro objetivo que el bien común. Construir con pasión. Construir con deseos. Construir con amor. Construir en conjunto. Qué difícil es construir.
Qué fácil es destruir. Solo destruir. No se necesita ningún esfuerzo, casi ninguna dedicación ni creatividad. Ni pasión ni amor alguno. Con un poco de irracionalidad y egoísmo se puede destruir.
Las elecciones PASO dejaron un claro el país enfrentado en dos posiciones nunca tan claras. Por un lado aquellos que destruyen y, por el otro, aquellos que construyen. En el medio cientos de miles que deben decidir si están dispuestos a ser parte de una construcción colectiva o, nuevamente, se someterán mansamente a la destrucción del esquema social del que son parte en beneficio de la elite económica y gobernante.
Los medios monopólicos, la concentración de la comunicación juega un rol importante, quizás el más importante en la historia de la humanidad. No solo influencia sobre tus gustos, tus deseos y tu inclinación al consumo sino que, ahora, formatean tu mente para que atentes contra tus propios intereses básicos, el de la supervivencia.
Las PASO dejaron un resultado parejo entre dos modelos bien estructurados, el modelo de Mauricio Macri de exclusión de la mayoría y el modelo del peronismo histórico conducido por Cristina, el modelo de la inclusión con equidad.
En términos electorales la situación es clara, un 35% del electorado apoya incondicionalmente a Cristina y otro tanto al empresario y presidente de la nación, Mauricio Macri. Una masa electoral del 30% del electorado opto por definirse contra el gobierno nacional pero por otras opciones electorales: Massa, Randazzo y la Izquierda. Ese 30% dio su voto negativo claramente al gobierno nacional.
Ahora bien el tema central es como captar ese voto para consolidarlo en la oposición al modelo neoliberal de Macri. Ahí comienza la construcción. La que nos permita dar un salto cuantitativo que construya esa mayoría necesaria para ponerle un freno a Macri. Pero ese salto cuantitativo necesita un salto cualitativo imprescindible que nos permita dar a la población un  mensaje que construya la Unidad.
La construcción de la unidad determina dejar atrás apetencias personales, ambiciones coyunturales y visiones mezquinas. Construir la unidad es una necesidad que exige un esfuerzo tremendo de individualidades que permita construir un colectivo que llegue a las elecciones del 22 de octubre consolidada para garantizar el triunfo. Esto necesita del consenso de la mayoría de las organizaciones representativas de la sociedad. Esto necesita de la Centrales obreras (CGT y CTA), necesita de las organizaciones sociales (los trabajadores excluidos), necesita de las organizaciones estudiantiles, de los jubilados, de los ambientalistas, de los pueblos originarios, de los partidos políticos. Necesita de los dirigentes que en las Paso optaron por otras alternativa y que hoy tienen que tener la valentía de saltar al único espacio aglutinador que puede frenar a Macri. Necesita de los intendentes y de las “orgas” territoriales, las propias, las que siempre estuvieron pero también las que se alejaron por el motivo que fuera. La construcción necesita de todos y todas para generar, desde la diversidad, el triunfo electoral.
No son tiempos de análisis dogmáticos y profundidades ideológicas. Ya llegara el momento de construir la alternativa que nos lleve al poder en el 2019. Ahora es imprescindible generar las condiciones subjetivas que le permitan a Cristina Fernández triunfar el 22 de octubre. El 23 de octubre comenzara otra etapa, la de la reconstrucción del Campo Nacional, popular y democrático.
Ahora la batalla es táctica y hay que ser lo suficientemente inteligentes y audacen para CONSTRUIR.
Del otro lado está el poder, económico, político, mediático y represivo, con una tarea muy sencilla: dividir para DESTRUIR.
Esta es la tarea de acá al 22 de octubre, Construir la Unidad de la Mayoría.