ECUADOR EXPLOTA

Por César Padilla, desde Ecuador.

Una pandemia que nos deja sin aliento

Ecuador, un país mágico, situado en América del Sur, tiene una superficie de 256.370 Km2, con una población de diecisiete millones de personas. La capital de Ecuador es Quito; está conformado por 24 provincias divididas: 10 en la Sierra, zona alta, 7 en la costa, zona tropical, 6 en la zona amazónica, y 1 en la región insular en las paradisiacas Islas Galápagos. Un país pequeño, que en la mañana nos podemos dar un chapuzón en una de sus maravillosas playas en el océano Pacifico, a la tarde disfrutar de los nevados y volcanes a más 3000 metros de altura sobre el nivel del mar, y llegar a la noche a un Hotel en la zona amazónica donde descansaremos arrullados por el croar de las ranas, grillar de los grillos y una sinfonía de sonidos de la naturaleza.  Este país con gente alegre, amable, solidaria y de gran cordialidad para con quienes nos visitan, en estos momentos al igual que todo el mundo la está pasando mal por la pandemia que nos azota.

Son las 17hs en los Andes ecuatorianos, exactamente en “Latacunga» ciudad en la que resido, desde las dos de la tarde en todo el país rige el toque de queda, las ciudades de todo el país están desoladas y se siente un ambiente triste, las noticias que llegan a los Smartphone, Tablet, computadoras y cualquier medio electrónico por el que nos informemos nos deja sin aliento.

Hay que recalcar que escribo en el año 2020, pero pareciera que estoy inmerso en un guión de una película yanqui sobre el apocalipsis. Para este punto en Ecuador las cifras oficiales son 4.965 casos confirmados, 272 personas fallecidas, y 339 casos con alta hospitalaria. El primer caso de COVID_19 en el país se detectó el 29 de febrero, el 13 de marzo se activó el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COE), para la coordinación de la emergencia, el 11 de marzo por Acuerdo Ministerial emitido por la Ministra de Salud, se declara Estado de Emergencia Sanitaria en el Sistema Nacional de Salud, y el 16 de marzo con Decreto Ejecutivo N°1017, el Presidente de la Republica declaro el Estado de Excepción en todo el territorio Nacional.

El punto neurálgico de la pandemia es la provincia del Guayas en el litoral ecuatoriano, donde con corte a las 17hs del 11 de Abril las cifras son de 3.384 casos confirmados, las cifras de fallecidos en esta provincia rondan las 154 personas, siendo el centro de la patología a nivel nacional, crudas imágenes han recorrido el mundo donde vimos por televisión y redes sociales, cuerpos en bolsas tirados en las veredas de la ciudad, mostrando la realidad que atravesamos en estos momentos, las funerarias en esta provincia tampoco estuvieron preparadas para esta emergencia para lo cual se entregaron como donación más de 2000 féretros de cartón prensado, para dar una sepultura digna a nuestros hermanos; los gobiernos locales hacen esfuerzos inmensos para ayudar a las familias de los fallecidos por este virus, los sistemas de Salud no han dado abasto para contrarrestar la epidemia , pese a los esfuerzos económicos, humanos y medidas de prevención que ha tomado el Gobierno Nacional.

Treinta y un días llevamos desde que inició el Estado de excepción en el territorio nacional, y las familias ecuatorianas han tenido que refugiarse en sus hogares, a esperar que esta pesadilla termine, son muchas las necesidades que se empiezan a sentir en el país, familias que por falta de ingresos económicos están comiendo una vez al día, adultos mayores que han quedado aislados de sus familias y sin que nadie los pueda cuidar, o personas con patologías que no pueden acceder a sus medicamentos.

En todo el país, médicos, enfermeras, militares, bomberos, voluntarios, transportistas, agricultores, e industrias ponen día a día su contingente para que los hospitales sigan funcionando, la  seguridad en las calles continúe, el apoyo llegue a los mas necesitados, que las ciudades no se queden desabastecidas de productos de primera necesidad, es decir mientras muchos de nosotros nos quedamos en casa, también una gran cantidad de compatriotas salen de sus hogares para que esta pandemia, no nos afecte aún más de lo que ya lo esta haciendo. Hablaríamos de los verdaderos héroes de esta epidemia que vivimos, esos hombres y mujeres que con mucha convicción y amor por su trabajo se encuentran en estos momentos en la primeria línea de combate en contra de este virus invisible que nos ataca.

Pero acá estamos con ese espíritu combatiente y de guerreros que nos caracteriza a los ecuatorianos, siempre que se necesite una mano en este país encontraras alguien que te la tienda, porque en estos momentos hemos demostrado que somos solidarios desde cada una de nuestras trincheras desde donde combatimos. La ayuda internacional ha empezado a llegar y agradecemos todas las muestras de apoyo para con nuestro pueblo, pero también la ayuda interna es importante, muchas familias ecuatorianas se han unido en la campaña “Da Una Mano, sin Dar la Mano”, en la que se puede comprar canastas de alimentos de $10 o $20 dólares, las cuales son distribuidas por militares, policías y técnicos del Ministerio de Inclusión Económica y  Social en todo el ecuador a las familias más vulnerables y en extrema pobreza.

Al mismo tiempo el Gobierno del Ecuador ha creado una de las redes de protección social mas fuertes de la historia del país, donde 950 mil personas en pobreza y extrema pobreza pasan a ser parte de quienes reciben protección del Estado, llegando a un total de 2 millones de personas a través de los diferentes bonos y pensiones que entrega el gobierno, estos bonos son un ingreso económico para que las ciudadanas y ciudadanos permanezcan en sus hogares como medida de protección y prevención.

En lo que corresponde al Sistema Educativo Nacional, las actividades también fueron paralizadas y los estudiantes de la Sierra y Amazonía reciben tutorías por parte de los docentes a través de canales virtuales. Informaron mediante un comunicado emitido el 08 de abril del 2020, que para salvaguardar la seguridad y salud de todos los miembros de la comunidad educativa, el 30 de junio terminará de manera no presencial el año escolar en la Sierra y Amazonía, donde 1.878.553 estudiantes y 100.027 docentes conforman este régimen.

En Ecuador para la hora que terminó de escribir este artículo estamos previos a iniciar el viernes Santo, siendo un país con la mayor cantidad de su población católica, nos preparamos para pasar estos días de reflexión en casa, sin manifestaciones religiosas en las calles o en las iglesias, esperando que esta pandemia termine en todo el mundo y que el número de afectados sea el menor posible.

Inicie este artículo contándoles sobre las maravillas que tiene este pequeño pero maravilloso país, esperando que cuando esto concluya, muchos de ustedes compañeres argentinos nos puedan visitar y conocer mí país, seguro de que serán tratados de la mejor forma, como ustedes lo hicieron conmigo allá en mi segunda Patria.

Lo único que nos queda, es estar en casa los que podamos allá y acá, para terminar con este virus, resaltando y agradeciendo el trabajo de los que están en el territorio, los hospitales, cuidando las calles, en las industrias, el campo, manteniendo nuestros países en funcionamiento, aunque este virus nos esté dejando sin aliento, seguiremos contrarrestándolo con todo el compromiso y amor por nuestra patria, y preparándonos para la reactivación social y económica cuando sea el momento.

Me despido con un abrazo compañero desde la Mitad del mundo, para mis amigos de la revista Identidad Colectiva.

NOTA: Con cierre a las 17hs del sábado 11 de abril, los casos confirmados en Ecuador son 7257, con 315 personas fallecidas. En menos de 24hs aumentaron 2292 casos y 43 personas fallecidas y la curva sigue creciendo.