Dora Barrancos: “El feminismo quiere subvertir el orden económico injusto”

Claudio Posse: Sos parte del equipo de asesorxs del presidente… ¿cómo es Alberto en el día a día?

Dora Barrancos: Formo parte del equipo que directamente asesora a Alberto, pero en esta circunstancia de confinamiento, de aislamiento, no hemos podido encontrarnos de manera directa, siempre hacemos llegar algunas impresiones a través de medios telemáticos. Pero es un gusto enorme participar en este grupo de asesores.

CP: Teniendo en cuenta que sos quizás la referente más importante del feminismo en el Campo Nacional y Popular ¿Cómo evalúas a este gobierno con sus políticas de género?

DB: Gracias por esto de que soy una de las importantes dirigentes del feminismo del Campo Nacional y Popular, pero es una circunstancia de la que abdico, semejante título es muy rimbombante para mí. Yo creo que va a haber un cambio extraordinario en materia de políticas generizadas en nuestro país.

Hay un compromiso de enorme proyección con la creación del Ministerio Mujeres, Género y Diversidad de la Nación, y va haber un excelente plan al combate al flagelo de la violencia. Un gran plan que tiene numerosas acciones y que yo creo que va a significar un muy eficaz combate, además, hay una previsión de políticas de cuidados, de políticas de ampliaciones de oportunidades en el mercado laboral, especialmente se está tramitando un set de acciones para mejorar la empleabilidad, la sostenibilidad en el mercado laboral de las personas trans. Entonces, de la misma manera que se están poniendo en tratamiento, en este momento, unas consideraciones sobre generización, sobre intervención de la perspectiva de género en el propio presupuesto nacional que está elaborándose, es decir, hay que pensar que todavía estamos sin presupuesto, que nos tomó la tremenda invasión del Covid 19 y hay, también, una perspectiva de género que va atravesar al Presupuesto Nacional.

CP: El presidente dijo en varias oportunidades que iba a mandar al congreso el proyecto de ley de interrupción de embarazo voluntario ¿existe el consenso necesario en el Congreso para que se apruebe?

DB: Con relación al proyecto de Legalización del aborto, el gobierno nacional tiene un proyecto listo que iba a ser enviado al Congreso exactamente cuándo fue necesario decretar el Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO), con lo cual me parece que con un tino muy notable se decidió enviarse proyecto más adelantes.

Digo tino notable porque hubiera sido objeto de conjeturas aviesas, en el sentido de que el gobierno había esperado un momento de zozobra, de mucha inquietud para enviar el proyecto y, me parece, que eso fue muy importante, decidir aplazar la presentación para un momento menos perturbado ha sido una medida importante. En estos días Alberto volvió a hablar, como el proyecto está listo, está esperando una oportunidad ante el congreso. En fin, yo sigo apostando a la posibilidad de que antes que termine este año tan complejo y tan inesperado en la presencia planetaria del Covid 19, todavía nos de la gran satisfacción de que podamos tener sancionada la ley. Este proyecto va discurrir fuertemente, digamos, de manera muy amigable porque imagino que hay muchos puntos con el proyecto de la campaña, digo, va a discurrir con el gran proyecto nuestro presentado en estos años que es el de la Campaña Nacional.

CP: Teniendo en cuenta que se puso en el centro de la escena el Rol del Estado por la Pandemia ¿está preparado el sistema de salud público para atender la demanda de ILE?

DB: Con relación a ILE es disímil la circunstancias según la jurisdicción, en realidad donde más posibilidades hay de llevar adelante, con mucha eficacia, intervenciones en orden a ILE son aquellos lugares donde hay una gran conciencia médica, donde efectivamente se han alargado las proyecciones fundamentales de los derechos de las mujeres, donde se interpreta cabalmente a la LEY, donde hay protocolos de atención.

Hay algunos lugares donde esto es, evidentemente, muy sombrío. Sabemos de algunos casos muy dolorosos, pero todavía no tenemos estadísticas acerca de la oportuna actuación para atender ILE en aquellas jurisdicciones donde hay protocolos de atención y donde funcionan bien apegados al derecho.

CP: La cuarentena reflejó un aumento de la violencia contra las mujeres en el hogar ¿cómo se soluciona esto? Y para reflexionar, en los barrios muchas mujeres se separarían del hombre violento, pero no tienen a dónde ir porque las mantiene económicamente el hombre.

DB: Con relación a la violencia contra las mujeres, tenemos toda la evidencia de un aumento de esa violencia, estaba dentro de la dolorosa conjetura que teníamos con el inicio de la cuarentena. Sabíamos perfectamente que uno de los aspectos más tenebrosos que iban a aparecer eran justamente la posibilidad de que se exacerbasen la violencia en los hogares. De hecho, hemos tenido un aumento. En fin, más allá de la robustez con que se dispuso una atención telefónica y a través de WhatsApp y demás redes para asistir a las víctimas, creo que el problema más grave que ha habido, en todo caso, es el que refiere a la atención judicial de los casos.

Ahí tenemos un problema serio porque las denuncias policiales, las denuncias que llegan luego tienen mayores dificultades de acogimiento dentro del sistema de justicia, por la menguada atención que ha habido en este ciclo, aunque estamos con bastante expectativa que se mejore aún en este nuevo ciclo que vamos a vivir de mayor afiatamiento más exigente del aislamiento, están previstas las atenciones a través de una mejor disponibilidad de las oficinas judiciales, pero este es uno de los problemas mayores que hemos tenido.

CP: Fuiste candidata a senadora en las últimas elecciones por el Frente de Todos ¿qué te pareció la experiencia y veremos a una Dora Barrancos dirigenta política?

DB: Yo soy un ser político desde que tengo conciencia, pero estoy muy lejos de representar cualquiera formulación de dirigente política. Me parece que mi enorme adhesión a la política tiene que ver a una enorme adhesión al principio fundamental de Justicia Social, de Justicia Distributiva, de Justicia de Genero, etc. Creo que, si cumplimos un papel dentro de estos campos, de aportes, de ideas y de militancia, pero de mi parte n o tengo ninguna pretensión de construirme como dirigente política. En todo caso, sí apoyo con enorme convicción a las jóvenes, a las mujeres que están haciendo un trayecto formidable en la vida política y que hoy en gran medida se están expresando como cuadros de funcionarias de gran peso en lo que es la nueva gobernanza, también en los cargos de concejalías, representación de los cargos en el Congreso de la Nación y demás, hay mujeres de enorme valor y van a representar posibilidades notables de modificación de la política en este País.

CP: Lo pregunto cómo varón comprometido c la pelea del feminismo ¿Cuál es el rol del varón en la lucha de las mujeres y se puede ser feminista y varón?

DB: Yo creo que los varones tienen un papel muy importante en el acompañamiento de nuestras luchas. Siempre diré que el feminismo se inició en el siglo XIX, por lo menos en una primera asamblea que es un gran hito que tenemos que es nada menos el surgimiento, en Seneca Falls, en EEUU, un movimiento vigoroso feminista, en esa reunión había alrededor de un 30 % de varones y, como historiadora, puedo asegurar que nunca faltaron varones en las grandes asambleas, sobre todo en los congresos feministas de fines del siglo XIX.

En fin, es urgente que los varones conmuevan, abdiquen de su posición privilegiada y comprendan que también esa abdicación va a significar mayor libertad, mayor tránsito hacia vidas dignas. Entonces, creo que, sin embargo, hay momentos de cabildeos, de asunteos que pueden tener las mujeres en asambleas ad hoc, pero me parece que la movilización pública, la movilización en las calles, el acompañamiento de todas nuestras movilizaciones por parte de los varones, es un dato que, primero, hace lugar a una cierta tradición histórica y, en segundo lugar, es efectivamente por donde podemos tener expectativas de grandes cambios en las relaciones de género en las sociedades

CP: En los medios de comunicación, centralmente en la TV y las Radios se ve una disparidad muy fuerte de la cantidad de mujeres (mucho menor) con respecto a los varones ¿Cómo se revierte esta situación?

DB: Sí. El Patriarcado tiene mucho vigor y sobre todo en los medios de comunicación tiene u na disparidad grande entre el protagonismo de unas y otros, esto requiere una conciencia fundamental de las mujeres que trabajan en los medios y, desde luego, una acción colectiva por parte de esas congéneres.

Ocurre eso, hay agrupamientos muy importantes de comunicadoras, con presencia de varones, que han acertado a un trabajo colectivo de esclarecimiento. En fin, hay que, también, limar y extinguir la presencia patriarcal en los medios de comunicación. No tengo la menor duda de que hay que hacer muchísimo ahí, como hay que hacerlo, obviamente, en otras dimensiones sociales, en la enorme mayoría, incluida la ciencia

CP: Pará terminar… ¿cómo ves el futuro del movimiento feminista y su inserción en los lugares de decisión en la política argentina (gobierno, gremios, cámaras de empresarios, etc.)?

DB: Yo veo al movimiento feminista como un movimiento de enorme promesa renovadora, tal vez es el movimiento de masa de mayor insurgencia hoy día. Si se advierte la movilización, el estado de movilidad para la agitación pública, es probable que el movimiento de las mujeres sea el más encendido y el más masivo porque se da en todo y en cualquier lugar de nuestro país, se da en todo y en cualquier condición femenina en nuestro país, hoy hay movilización femenina desde el norte de nuestro territorio hasta el extremo sur, es notable ver las movilizaciones que hay en las provincias del norte y, también, en tierra del fuego.

Entonces, es el movimiento de mayor encendido y de mayor conmoción, hay que pensar que cada 3 de junio, desde que se inauguró esa gesta notable en el 2015, ha sido más amplia la movilización, este año, desde luego a través de medios virtuales, pero fue de gran estridencia el sordo ruido que se pudo escuchar a través de la virtualidad. En fin, estoy segura que el movimiento feminista es el movimiento del futuro y está entrañando una conmoción, también agregada para todos los seres humanos que sufren la desigualdad. Nuestros feminismos latinoamericanos son feminismos relacionales, como decía y distinguía Karen Offen, una gran teórica, que le gusta llamar feminismos relacionales a estas fórmulas agregadas de indexación, estas formas indexadas de movilizarse por todos los fragmentos de la sociedad que están en condición de sometimiento e indignidad. El feminismo, hace tiempo, es un gran cobijo que también consiste en presencia activa en las marchas en el arco amplio de la disidencia sexual y, también, desde luego el feminismo, sobre todo en América latina, es un feminismo que quiere subvertir el orden económico injusto, esta nocividad de la concentración capitalista, ese es el feminismo tan revulsivo como aquel que emergió a mediados del siglo XIX.