Disquisiciones sobre la Lealtad

Por Víctor Hortel.

Es fácil hablar de Lealtad, cuando no se ha sido víctima de una traición.

Es fácil hablar de Lealtad, cuando el aparato del Lawfare, nunca se detuvo en vos.

Es fácil acusar de traición, cuando unx es el juez/a de su propia Lealtad.

Es fácil hablar de Lealtad, cuando el/la Lider/reza, sólo decide a favor nuestro todo lo que nos conviene o nos gusta.

Es fácil hablar de Lealtad, cuando se reconoce nuestra dignidad, sin tener que brindar nada a cambio.

Es fácil ser leal cuando las brizas de la bonanza nos acarician el rostro.

Por eso algunxs decidimos ser Leales también en los momentos difíciles.

Decidimos ser Leales también en los momentos de incertidumbre.

Decidimos ser Leales también cuando el/la Líder/resa toma decisiones que no vienen tan adornadas de consensos o beneficios.

Decidimos ser Leales también cuando el/la Lider/resa toma riesgo en el momento de peligro.

Decidimos ser Leales también cuando el desasosiego de la incertidumbre no nos permite ver el horizonte lejano.

Claro que podemos equivocarnos, pero preferimos equivocarnos en estado de Lealtad hacia nuestrx Lider/reza y nuestro pueblo, que tener razón cubiertos de traición.

Y si las consecuencias nos resultan adversas tenemos el coraje para afrontarlas. 

Manteniéndonxs Leales, decidimos afrontar lo que sea con el coraje de la dignidad, preferimos eso, a ser pensados como cobardes traidores.

Al fin y al cabo, solo la Lealtad, hará que brille en nuestro país la maravillosa gloria de los días peronistas.

Feliz día de la Lealtad.