Dialogando con la Primera Dama

Por Debora Ferrilli.

Como madre de una persona con discapacidad, como militante de la causa, recibir en esta cuarentena un llamado de la primera dama para hablar de ello, no solo es una llama más, que se enciende en este esperanzador gobierno, es una caricia a cada una de las familias que están en mí mismo lugar, es una caricia a mi sueño y al de tantos compañeros míos que vienen pelando a la par.

Las personas con discapacidad fueron uno de los colectivos más golpeados durante los cuatro años de ajuste de Cambiemos. La quita de pensiones, las cuales llegaron alrededor de 83.000 y el vaciamiento de Incluir Salud, fueron unos de los principales reclamos. No debo recordarles la maldad que este gobierno tuvo con los más vulnerables, pero realmente para nuestro colectivo «Fueron años de desprecio»

No podemos dejar de recordar que antes de cambiemos habíamos logrado un gran avance, dado que uno de los sectores en los que se había puesto más el acento fue en la ampliación de derechos para las personas con discapacidad, tomando la decisión de transversal de la política pública en la materia.

Además, debemos remarcar que “la convención de 2008 fue una decisión de Néstor (Kirchner) y Cristina (Fernández de Kirchner), y eso tiene hoy rango constitucional, con lo cual hoy nadie puede negarse a cumplirla y todos los ciudadanos con discapacidad tienen que saber que deben exigir esos derechos”.

De ahí la importancia de continuar con una proyecto nacional y popular que tenga esta mirada en discapacidad, creo plenamente en este gobierno, creo que se implementaran las políticas públicas en discapacidad necesarias, creo que de a poco lograremos poder levantar la bandera de discapacidad una vez por todas, y me alegra que mi Presidente tenga  a su lado una mujer con tanta sensibilidad, y que viene desde el primer minuto, trabajando en silencio pero fuertemente, con los grupos más golpeados por el gobierno anterior.

Y este no solo es trabajo del gobierno, sino de todo el pueblo, de todas las familias, que deben educar a sus hijos y explicar.

Si educamos para aceptar la diversidad como algo normal, no será necesario hablar de inclusión, sino de convivencia. La educación es la puerta que contribuye fuertemente a definir cómo entramos a la sociedad. Las personas con discapacidad suelen enfrentar múltiples barreras y puertas cerradas o que necesitan ser destrabadas para poder convivir en una sociedad más justa e igualitaria.

Estamos por el camino correcto para que esto suceda y no depende solo del Gobierno, desde mi humilde lugar, creo que podemos hacerlo, pero con el aporte de TODOS.

 

https://www.facebook.com/debora.ferrilli/posts/10218020594092405