Debut y despedida

Por Gerardo Mazzochi.

Escucha a Gerardo Mazzochi en «Debut y despedida» acá.

En 2004, cuando llevaba apenas un año como presidente, Néstor Kirchner se enteró que un grupo de militares retirados realizaban una cena en un quincho del Regimiento de Patricios. Con la convicción de que se tramaban maniobras en su contra, el entonces Presidente envió a su ministro de Defensa, José Pampuro, a que se presentara por sorpresa en la reunión y algunos periodistas nos enteramos y fuimos hacia el lugar en sigilo.

Los comensales vieron llegar con estupor al ministro y al subjefe del Ejército, Mario Chetrien. Néstor había recibido informes sobre el encuentro y actuó para demostrar el conocimiento de la situación. Era un mensaje hacia los sectores proclives a las conspiraciones. Cuando llegaron el oscuro operador radical Enrique Nosiglia le dijo a Pampuro: «Mirá que no estamos conspirando». «Lo que me decís me garantiza que sí», le contestó el avezado dirigente peronista acostumbrado a las confabulaciones cívico-militares

El organizador de esa cena era Ernesto Bossi, general de división retirado, el mismo que esta semana apareció como referente de un rejunte de exmilitares y policías que pretendían atribuirse la representación política de las Fuerzas Armadas en una denominada Mesa de Encuentro Libertador General San Martín.

Sus antecedentes o prontuario hablan por sí solo de su pensamiento. Fue segundo de Fernando de Santibañes en la jefatura de la Secretaría de Inteligencia (SIDE) durante el gobierno de Fernando De la Rúa. Antes había sido secretario General del Ejército durante el menemismo. En 2010, fue presidente de la Asociación Militar de Seguros de Vida (SMSV). Estuvo a cargo de la Central Nacional de Inteligencia (CNI), y aunque nunca se lo designó oficialmente era quien organizaba reuniones semanales, y fue responsable de Inteligencia Exterior de la SIDE. 

Un militar que siempre se mostró a favor de la intervención del Ejército en temas de seguridad interior, como la lucha contra el narcotráfico. Es el autor de el documento “La lucha contra las narcoacciones”, cuyo propósito era reinterpretar las leyes de modo más permisivo para la actuación militar.

En esta oportunidad Bossi no realizo el encuentro en forma clandestina lo anuncio en una publinota con foto en Clarín y La Nación. Con la misma convicción que Néstor en su momento el Ministro de Defensa, Agustín Rossi, salió rápidamente a denunciarlo “es un conspirador nato, porque ya conspiró contra Néstor Kirchner en 2004 y fue denunciado en ese momento. Lo vuelve a hacer hoy”, señalo

La conformación de esta Mesa de enlace destituyente intentaba cuestionar la división entre Defensa y Seguridad Interior queriendo restaurar el eterno concepto de la derecha golpista de intervención militar en la vida política, olvidando que nuestra democracia gracias al incansable trabajo de las organizaciones de derechos humanos, genero los anticuerpos necesarios para que el “NUNCA MAS” sea nunca más y hubiera un repudio generalizado a pesar de que muchos operadores mediáticos se hicieran los distraídos con un hecho que vulneraba la consolidación democrática.

El vinculo con los sectores de la oposición de Juntos Por el Golpe es muy claro al observar el prontuario de los otros integrantes que aparecían en la foto de presentación que difundieron a los medios luego del encuentro

El Teniente General retirado, Claudio Pasqualini, fue Jefe del Estado Mayor General del Ejército Argentino durante el gobierno de Mauricio Macri. Este sujeto considera que “tanto la Seguridad como la Defensa requieren un tratamiento integral”, según una nota que publicó el 7 de noviembre en Infobae.

El General de Brigada retirado, Daniel Manuel Reimundes, fue secretario General del Ejército durante el gobierno de De la Rúa y también   agregado militar en Washington, Estados Unidos. Fue retirado en mayo del 2003 por Néstor Kirchner y procesado en septiembre de 2012 por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado en la causa por robo de correos electrónicos privados entre agosto 2006 y junio 2008.Desde el ministerio de Defensa lo vinculan a la defensa de los genocidas.

El General de Brigada retirado, Sergio Fernández fue denunciado en octubre de 2008 por el TOF de Corrientes por falso testimonio en favor del coronel retirado Julio Rafael Barreiro, condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad. Formó parte del grupo de militares que reprimieron el levantamiento en La Tablada, cuando era Mayor.

El comandante General, retirado, de Gendarmería Nacional, Ricardo Spadaro, fue uno de los principales asesores en temas vinculados a la seguridad y al narcotráfico del partido Recrear, liderado a mediados de 2000 por el ex ministro de Defensa y de Economía, Ricardo López Murphy. Spadaro. En su cuenta de Twitter escribió que “llegará el momento en que no se pueda seguir tapando” los crímenes de los “terroristas de los 70”.

 Uno un poco más conocido por sus apariciones mediáticas cuando era jefe de la Policía Bonaerense durante el gobierno de María Eugenia Vidal es Pablo Bressi, que además integró el Grupo Halcón y fue el negociador en la toma de rehenes del Banco Nación en Ramallo, a fines de 1999, que terminó en una masacre.

Otros secuaces de Bossi en esta intentona antidemocrática son el coronel retirado José Francisco Guerrero, de la Mutual del Personal de Intendencias Militares; el suboficial mayor de la Armada Humberto Toloza, del Círculo de Oficiales de Mar; y el teniente general retirado Ricardo Cundom, de la Fundación Criteria que, según denuncio el ministro Rossi, es “pantalla de la empresa de seguridad del carapintada Jorge Alberto Tito”.

La dura respuesta de Rossi y la reacción de gran parte de la sociedad desactivo la irrupción de estos oscuros personajes y hasta el propio Bossi tuvo que escribir una carta al Ministro en donde se arrepentía de la convocatoria y dijo que no quería hacer lo que hizo, su idea era crear “un espacio de encuentro, desestimando enfáticamente alguna otra intención”.

Luego cuatro más de los seis militares retirados que participaron de la foto comunicaron por escrito que no participan ni participarán de esta Mesa y esperemos que de ninguna “sobremesa” integrada por sectores antidemocráticos.

Dónde estaba esta “mesa” en los cuatro años del macrismo cuando se produjo el desguace de las Fuerzas Armadas o  cuando se hundió el ARA San Juan, nada dijeron porque gobernaban los que representaban ideológicamente a estos oscuros personajes que pretendían erigirse en conducción de la política de seguridad nacional para introducir el  argumento del narcotráfico o el ciberterrorismo y apoyar la intromisión las fuerzas armadas en la seguridad interior
Detrás de su “inocente” encuentro escondían un proyecto superior, el golpe simple y llano al orden constitucional, y  detrás de sus caras visibles en la foto se escondían  operadores políticos de la derecha más rancia .
Hemos sido ejemplo en el mundo por haber tenido la capacidad de juzgar y condenar a los genocidas que atentaron contra nuestro país en la última y sangrienta Dictadura Cívico-Militar, de ninguna manera el Pueblo Argentino va a permitir que un grupo de trasnochados le quiten el sueño a los miles que queremos vivir en democracia.

Debut y despedida para la Mesa de Enlace Militar, lástima que los operadores mediáticos de estos intereses siguen agazapados esperando una nueva oportunidad para lesionar a un gobierno popular.