Contra el punitivismo

Por Alessandra Minnicelli.

Así se llama el último libro de Claudia CESARONI – CONTRA EL PUNITIVISMO – UNA CRÍTICA A LAS RECETAS DE MANO DURA.Tuve oportunidad de entrevistarla para nuestro programa 40’ de Responsabilidad Social, siempre interesante conversar con ella, pueden ver la charla completa en nuestra plataforma de YouTube www.responsabilidadsocial.tv

Cuando terminé de leer el libro y para conversar con Claudia quise entroncar alguno/os de los contenidos de su libro con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) y vi que encuadra en todos.

Como cuestiona sólidamente a las instituciones, con datos precisos y conceptos concretos, además de una visión propositiva sin duda aporta a la construcción de Paz, Justicia e Instituciones Sólidas, entonces lo focalicé en ese concepto que es el del ODS 16.

La primer reflexión sobre el dolor que luego trasunta en cada página y la referencia en varios autores entre ellos Louis Vacquant (recordamos su libro, aún vigente de “ las cárceles de la miseria”), es el disparador del libro que en forma de casos, Claudia analiza, los “desmonta” y los discute, lo hace a partir de poner en crisis la respuesta punitiva del Estado y de la Sociedad cooptada por los medios de comunicación con la convicción de que ese tipo de respuesta ni previene ni resuelve, y solo implica responder al dolor con más dolor. 

Como DESIGUALDAD Y PUNITIVISMO van de la mano. Este libro toma doce ideas POPULARES con relación al crimen y al castigo; a la seguridad y el delito, a las cárceles y a los delincuentes, que ella analiza completando el relato sobre los que seguramente muchos escuchamos en los medios de comunicación, con reiteración, morbo y direccionamiento, pero que de conocerlos “sorprendentemente“ vemos que están “mal contados”, que desinforman.

El objetivo de este libro, que es debatir y entender de modo sencillo, la furia punitiva, se logra, a poco de reflexionar que la consigna mediática y demagógica, que solo busca sentarse fuera del problema, aquella de “Que vayan presos, que una vez presos no salgan nunca más, que se pudran en la cárcel. “, no es válida, no es racional, no es humana y además en nuestro país es inconstitucional.

Ella nos enseña que “cuando tenemos la posibilidad de ver el modo en que el castigo se ejecuta, y las consecuencias que provoca, sobre personas -no monstruos, personas- quizá podemos entender el tipo de perversión que estamos perpetuando” y lo hace con datos, casos, estadística y fundamentos. 

El punitivismo en nuestro País, se promueve mediática y marketineramente porque se aprovecha políticamente incluso usando a las  víctimas de los hechos de violencia. Esa utilización del dolor y esa furia punitiva impuesta en “la agenda”, hace imposible pensar que el Juicio por Jurados pueda ser hoy una solución por la manipulación de los medios y de la política que solo buscan “esconder” el tema y a quien delinque “ocultarlo “en la cárcel, para no resolver las causas de la inseguridad, que en la mayoría de las estadísticas derivan de la desigualdad, y por ello de la falta de educación, de la falta de oportunidades. De la terrible realidad que muestra que, a pocas cuadras del obelisco en el centro del País, la expectativa de vida es tremendamente desigual entre las personas.   

El interrogante del libro es cómo queremos avanzar para la conformación de una sociedad más democrática y más segura para todos. Y este concepto de qué tipo de sociedad democrática tenemos y queremos los argentinos, ni siquiera ha sido debatido o tratado en el proyecto de “reformita judicial”, porque indudablemente mantenemos las llamadas leyes Blumberg y ante cada hecho de impacto mediático o de momento político-demagógico (que coincide con el almanaque electoral) la tendencia es agravar las penas, aumentar el punitivismo, y muchos representantes del pueblo, seguramente encuentran alivio en la comodidad de no aportar nada a la mejora de las instituciones, a la Paz, a la Justicia.

Para quienes creemos que la prevención y la reinserción social son responsabilidad del Estado, en sus tres Poderes, que no hay No Personas en nuestra sociedad que no se debe señalar, aislar y penar a nadie por lo que todavía no ha hecho, pero podría hacer y que el “derecho penal del enemigo“, se filtra ante un Estado Ausente, este libro de Claudia Cesaroni es de lectura obligatoria.