Comienzos

Por Mariana Malberti.

Comienza un nuevo amanecer y aún no estoy lista

voy preparándome para el retruco que me tiene guardado la vida.

Cada vez que siento esta agonía,

voy liberando el paso para hacerle espacio

a todo aquello que siento, y a lo nuevo,

que me está esperando.

Ya no existen mañanas de lamentos

ni tardes de rencores, (ni siquiera en las noches).

Todo se llenó de colores, con los que pinto esta nueva vida

llena de amor y con más alegría.

Hay pinceladas que me encantan,

y otras que no tanto,

pero son todas mías.

Aunque lo confieso, a veces todo es un poco incierto.

Busco encontrar el momento de procesar mis sentimientos

para no ahogarme más. 

Ya no quiero más.

Así son los procesos de la vida: esto significa estar viva.

Tengo que soltar.

Suelto el peso de las exigencias, también de las apariencias.

Voy despojando mi cuerpo para estas nuevas experiencias

donde la vida me sonríe nuevamente para que me encuentre,

desde un lugar más sano.

Una vez más vuelvo a respirar e intento dejarme llevar,

sé que tarde o temprano lo voy a lograr.

Bienvenida vida ya no vuelvo a desperdiciarte más,

somos una, juntas vamos a danzar.