Carolina Pérez Costamagna:»La mujer y el trabajo, una lucha contra el sistema cultural»

En su columna semanal de genero, Carolina Pérez Costamagna, nos hablo sobre la mujer y el trabajo, y los mitos que giran entorno a las mujeres en el mercado laboral y las diferencias que existen entre sus pares los varones,tanto en la desigualdad de salario, como de contratación.

Estos mitos que giran en el entorno laboral son los que explican el porque las mujeres tenemos peores condiciones de contratación»

El primer mito es el embarazo, las mujeres en edad reproductiva tienen peores contrataciones, porque se pueden quedar embarazadas.

Por año  de mujeres en edad reproductiva solo el 3,1%  de las empleadas en relación de dependencia del sector privado quedan embarazadas, con esta cifra podemos descartar el mito numero uno»

En términos estadísticos los varones  faltan al año 4,5 días en promedio, y las mujeres 5,3 días, la diferencia es mínima, pero la variable que hay que tener en cuenta  de esos 5,3 días, las mujeres tenemos a cargo cuidados que se nos han adjudicado casi con naturaleza.

Hay cuestiones que hacen más vulnerable a la mujer, porqué nosotros decimos que el hilo se corta por lo más fino, los ajustes le pegan primero a la mujer y después a los hombres, porque en esto mitos del embarazo de las ausencias, en momentos de ajuste y de desempleo ascendente, las mujeres somos las primeras en ser afectadas»

En las empresas en la contratación existe un nivel de discriminación, porque no hay quien se haga cargo de esta discriminación, porque todo esto es una construcción de estereotipos de roles de genero, en las empresas lo primero que te dicen es nosotros tenemos el 50% de mujeres y el 50% de varones, pero el tema esta en que condiciones de contratación están esas mujeres o en que puestos desarrollan ese trabajo.

Hay una cuestión cultural por la cual la mujer cuando tiene trabajo esta agradecida, no va a pelear salario, o no lo negocia desde el mismo lugar que lo puede negociar un hombre, porque es cultural»

Las estadísticas dicen que ante un ascenso la mujer en lo primero que piensa es en el nuevo desafió y en la gratitud, y después recién se plantea el tema del salario o la mejora salarial; el hombre lo primero que hace cuando le ofrecen un ascenso es pensar en el cambio salarial, primero le decís cuanto le vas a pagar y después te contesta si quiere ese ascenso o si no lo quiere.

Esto se vincula directamente con el liderazgo femenino, que lo que lograría el liderazgo femenino es que la mujer este a cargo de un grupo, le adjudica a la jefa mujer atributos y adjetivos que son de mujeres, como la empatía, la sensibilidad, la capacidad de trabajar en equipo, y la falta de autoritarismo entonces la puede jerarquizar, pero si la mujer lidera como un hombre, los hombres no quieren trabajar con ella, porque no representa lo que para ellos tiene que tener una mujer, no se dejan mandar por una mujer con signos masculinos»

Si la mujer si tiene las características femeninas y conseguís un puesto de liderazgo, estas características femeninas te generan lo que se llama el techo de cristal, porque son características blandas, son adjetivos blandos, no podes ser CEO de una empresa con esas características, podes llegar a ser jefe de área, gerente de sección, hasta ahí, no vas a llegar a cargos directivos altos, porque esas características de liderazgo blandas, no son las suficientes para llegar a esos cargos.

El techo de cristal es una barrera que impide que las mujeres asciendan, en la Argentina solo el 4% de las empresas están dirigidas por mujeres,la misma cifra exacta se repite a nivel mundial»

Los motivos según una encuesta, de trabajo no remunerado y usos de tiempo del 2013 del INDEC el 88,9% participan del trabajo no remunerado, es decir dedican más de 6 horas diarias al trabajo domestico, esta misma estadística dice que solo el 57% de los varones declara haber realizado trabajo domestico y solo por 3 horas.

En 2016 el 18% de las mujeres ocupadas, estaban concentradas en el trabajo domestico remunerado, aunque la tasa de no registro de las empleadas domesticas es del 76%, es decir 3 de cada 4 mujeres no goza de derechos laborales y del total de esas empleadas el 41% son migrantes, el 76% tiene el secundario incompleto, y el 42% son jefas de familia»

Para terminar con un claro ejemplo de lo que es la discriminación en lo laboral a la mujer, vimos el salario cobrado por la famosa actriz que interpreta  en la película taquillera La mujer maravilla que son 300.000 dolares, mientras que el actor que interpreto a Superman en otra película taquillera cobro por su trabajo 14 millones de dolares.