Capital de la desigualdad

Por Oscar Rodríguez.

“Destruyeron el único inodoro que teníamos, que a mí mamá le costó más de 1 peso. Que nos den una casa si quieren que estemos bien”.

Esta frase desgarradora de una niña con su mochilita lista para ir a la escuela demuestra las desigualdades que se acrecientan en la urbe más rica de nuestro país.
Mientras esto sucedía, en la legislatura de la ciudad de BsAs se estaba aprobando la construcción de 16 torres de hasta 85 metros.

Seguro que no será para solucionar el problema habitacional de miles y miles de familias.

En esta hermosa ciudad, donde un gran porcentaje de sus habitantes tiene genética eurocentrista, se tendría que habilitar la expropiación de inmuebles ociosos, al igual que en Berlín. Sería una buena forma de eludir la especulación inmobiliaria.

La pena es que el gobierno de la ciudad, con Larreta a la cabeza, tiene el objetivo contrario.

Quedó demostrado desde el macrismo en la ciudad con la UCEP y ahora con el Larretismo, que los negocios inmobiliarios son absoluta prioridad y no importa si en el medio hay una criatura llorando e implorando por una solución.

¡ESO NO LES INTERESA!

Es una cuestión ideológica.

Neoliberalismo en su máxima expresión, se entregan tierras y espacios públicos para especulación inmobiliaria a la vez que miles de familias son arrojadas a la calle.

El problema acá es como se envalentonan con algunos resultados electorales, algo inexplicable.

Por más que sigan sacando derechos saben que tienen un piso de odiadores que los van a votar igual.

Proyectos de despidos sin indemnización, reforma de la justicia de la ciudad, cualquier aberración llevan adelante sin disimulo.

Y ni hablar de la coraza mediática que tienen.

«En realidad, una sociedad merece la calificación de civil si desarrolla anticuerpos contra la cultura del descarte; si reconoce el valor intangible de la vida humana; si la solidaridad es activamente practicada y salvaguardada como fundamento de la convivencia», PAPA FRANCISCO.

Una ciudad que expulsa a parte de sus habitantes es una sociedad enferma que no tiene anticuerpos contra los abusos del poder real.

La ciudad del maquillaje, la ciudad de los canteritos y las plantitas en las plazas.

Pero a la vez es la ciudad gobernada por aquellos que les importa un comino que les pasa a sus ciudadanos.
Una ciudad y un jefe de gobierno que apunta y dispara contra la salud pública,dejando en la calle a miles de enfermeros y enfermeras que pusieron el cuerpo y el alma para afrontar esta pandemia. Una ciudad que menosprecia a sus docentes, presuponiendo que son docentes como segunda o tercera opción.

Una ciudad que no cree en la educación pública.

Pero como te decía esto es una cuestión ideológica.

Laissez faire: Dejar hacer sin intervención del estado.

Propiedad privada, libre mercado y libre comercio.

Así estamos ¿NO?.

Con más de 200 años de historia de manejo del poder real de estos cráneos, individualistas, egocéntricos y egoístas.

¡¡¡NO PARAN!!!

En su ansia de concentración de la riqueza, más y más.

¿Muchachos hasta cuándo?

Ahora bien, hay cosas que suceden que nos tienen que sublevar, las imágenes de las topadoras a las que están acostumbrados los amarillos, es una.

Hay que tener la información exacta y certera del negocio inmobiliario que están llevando a cabo esta gente.

El límite a ese atropello, somos nosotros, la herramienta es el voto y la movilización popular. ¡¡Para decir BASTA!!

No se puede seguir generando tanta desigualdad.

Mirá este detalle, un día después de las PASO, Rodríguez Larreta, mando a la legislatura porteña 16 convenios urbanísticos para su aprobación.

15 días después la legislatura los trató y aprobó 11 de esos 16

¡Arrasan con todo!

El IVC (Instituto de la Vivienda de la Ciudad) registró el dato de 138.328 viviendas ociosas en la ciudad de BsAS.

Tener esta cantidad de viviendas ociosas es consecuencia de la distancia que hay entre la construcción de viviendas con las necesidades habitacionales.

Según datos del INDEC entre el año 2005 y 2018 se construyeron más de 195 mil viviendas,
siendo más de la mitad suntuosas y lujosas.

Obviamente esta lógica no está enfocada a solucionar el grave déficit habitacional de la ciudad.

La gestión de Rodríguez Larreta apunta a crear una ciudad para una elite, acentúa la capital de la desigualdad.

Los números lo afirman: 300 mil personas viven en villas o asentamientos y más de 7500 se encuentran en situación de calle.

Además de esto, más del 35% de los habitantes de la ciudad alquilan la vivienda con condiciones liberadas al “libre mercado”, llevándose un gran porcentaje de su salario.

Miremos qué hace Europa en este sentido, ya mencioné que se hizo en Berlín donde el SÍ expropiar fue la opción elegida.

El ayuntamiento de Barcelona expropia el derecho de uso de inmuebles sin uso, para ponerlos en alquiler durante 10 años.

Nueva York, el faro de muchos porteños y porteñas, optó por diversas medidas de promoción de construcción de unidades de alquiler y posee programas de congelamiento de alquiler para familias de bajo salario.

¿Hay solución para la crisis habitacional de la ciudad?
Claro que sí y muchas soluciones.

¡¡El problema, el único problema es ideológico!!