¿Buscan los 100 mil?

Por Oscar Rodríguez.

¿Qué es la política?

Alguien dijo alguna vez, que era el arte de lo posible.

La política sirve para llegar al poder, el poder es servicio. Servicio al pueblo.

Ahora bien, para debatir sobre política, tendríamos que analizar qué intereses se defienden desde cada sector.

Solemos ver muy a menudo el intento de denigrar la política cayendo rápidamente en clichés que no conducen a nada, y terminan desvirtuando el debate.

La política no es un River-Boca, no es Cristina- Macri.

Quienes estamos en política, la pensamos como la herramienta para cambiar realidades, que otorgue derechos y que nos brinde un país más equitativo.

Claramente encontramos una línea divisoria en los modelos de país que se pretenden.

La gestión que viene llevando adelante CAMBIEMOS en la ciudad de BsAs, sumados a los 4 años en nación deja en claro el rumbo que pretende cada espacio político.

Fíjate, sin ir más lejos, cómo se están manejando en esta situación de catástrofe sanitaria.

Resulta ser que el “amigo” Larreta mostró su cara verdadera y máxime en estos tiempos eleccionarios.

El PRO-CAMBIEMOS-. JUNTOS POR EL CAMBIO, la misma mierda con distinto olor, van cambiando de nombre pensando que los ciudadanos somos estúpidos.

Esta pandemia lamentable que nos está tocando afrontar, muestra los verdaderos rostros de cada uno, mientras que Nación y Provincia están haciendo esfuerzos denodados para evitar una catástrofe mayor, la ciudad de BsAs está dejando al descubierto las falencias de 14 años de neoliberalismo con claras deficiencia en el sistema de salud, deficiencias en el sistema educativo, tanto desde lo edilicio como el acceso a recursos tecnológicos marcando una clara brecha entre el sector público y el sector privado.

Para ellos es caer en la educación pública.

A pesar de mostrarse junto a Alberto Fernández y Axel Kicillof, en los primeros momentos de la pandemia, Rodríguez Larreta ya mostraba que el manejo de la ciudad ante esta catástrofe iba por caminos diferentes del que trazaba el presidente de la Nación.

Hagamos un repaso, falta de agua en el barrio 31, nunca llegó la solución. Esto derivó en el fallecimiento de Ramona, la incansable luchadora por el derecho al agua del barrio.

Los geriátricos fueron abandonados a su suerte, sabiendo que el personal que los asiste comparte tareas en otros establecimientos aumentando el riesgo de contagio. Consecuencias, explosión de casos. 

Enfermería, en la primera línea de batalla, considerados administrativos por el gobierno de la ciudad, sin contar con los elementos de protección personal que garanticen el cuidado contra el virus para evitar el contagio.

Cero política de respaldo económico a los sectores afectados, sin gestión proactiva en el ministerio de desarrollo social.

Cuando comenzó el arribo de vacunas, el espacio que representa Larreta vociferaba que se estaba cometiendo envenenamiento social.

Cuando se pensó en proteger a los chicos y adolescentes brindando clases de manera digital, tanto Quirós como Acuña comenzaron una campaña de presencialidad a pesar de no contar con suficientes evidencias de que los chicos no contagian.

Sin tener en cuenta la gran movilidad en medios de transporte que requiere el traslado tanto de alumnos como personal educativo.

Ese agitar de volver a la presencialidad derivó en un aumento de contagios.

Con docentes y personal administrativo sin vacunas, por una pésima campaña de vacunación.

Desde donde se lo mire el accionar es negativo en el manejo de la pandemia.

Siempre sustentado por los medios hegemónicos de incomunicación.

La gestión de Larreta fue dirigida a aumentar los contagios, propiciando la pérdida de vidas.

La bolsonarisación de la tragedia.

Desde ese espacio político hicieron quemar barbijos, propiciaron manifestaciones callejeras, salieron con flota flota, exacerbaron el odio reaccionario al que siempre apelaron, hicieron de la pandemia una cuestión política, Claro ¿qué otra cosa pueden mostrar?

Y así podríamos completar miles de hojas en el manejo deficiente que ha tenido el PRO-CAMBIEMOS-JUNTOS POR EL CAMBIO o como se quieran llamar en el manejo de la pandemia. Si vuelven a cambiar de nombre no quedan eximidos de responsabilidad.

Ahora bien, no olvidemos que este espacio político llega al poder montado sobre la muerte.

Macri llega a la jefatura de gobierno a partir de la tragedia de Cromañón, posteriormente llegan a la presidencia a partir del montaje judicial y mediático del suicidio del Fiscal Nisman.

No es de extrañar que quieran llegar rápidamente a los 100 mil muertos para utilizarlos en la campaña que se avecina. 

La evidencia así lo demuestra.

No pensarlo así es imposible entender porque han actuado de esta manera, porque siguen provocando contagios.

¿Por qué Larreta sonríe en las conferencias de prensa?

Será porque están cerca de los 100 mil.