Brindo por Ana

Por Beatriz Paglieri.

Escuchá «Brindo por Ana» acá.

Hace un año que Ana emprendió ese viaje, ese viaje que en algún momento nos hará encontrar a todos. Se me ocurre definirla como, Madre, Mujer y Argentina en ese orden o indistintamente, pero todos con una energía enorme, pero, sin dudas, considero que su obra, la que ella amó más fue la de sus hijos. Sin duda había un amor inmenso entre ella con sus hijos, y sus hijos para con ella. Y un gran respeto, un gran respeto profesional, además, también en ese grupo familiar. Porque Ana, además de ser una gran madre, hacia honor de ese orgullo que tenía por sus hijos, por cada uno de ellos.

Era una gran mina. Una mina muy laburadora.

Yo la conocí en el INDEC, cuando por decisión del Poder Ejecutivo, tuve que ir a trabajar al INDEC. Nos habíamos conocido seguramente, en los pasillos, las dos éramos históricas funcionarias del Ministerio de Economía, como otros tantos que participaron en el INDEC durante pantos años, pero en realidad, tuve como un trabajo cotidiano con ella a partir de agosto del 2007 y fue muy bueno trabajar con ella. Me acuerdo de haber trabajado noches enteras porque tenía una capacidad inmensa en ese sentido. Tenía una capacidad inmensa para trabajar en equipo y escuchaba, hacia reuniones que tan vez podíamos considerar interminables, pero en su esquema ella escuchaba a todos y después tomaba las decisiones, esas decisiones que, a veces, se tienen que tomar desde la soledad del poder. Pero eran, sin ningún lugar a dudas decisiones que había tomado por su experiencia en el INDEC de tantos años de trabajo.

Creo que el Poder Ejecutivo, en manos de Néstor Kirchner, en el año 2007, fue una gran decisión decidir que alguien de trayectoria en el INDEC como era Ana Edwin ejerciera la dirección ejecutiva del Instituta. Hubo desafíos inmensos, como fue el del CENSO (2010). Pero los desafíos que yo enfrente con ella fue defender, e realidad, los intereses del INDEC, los intereses de las estadísticas públicas.

Los intereses que en realidad era: Primero la Patria.

Era muy peronista Ana, muy peronista. En su estilo, en su forma de ejercer la profesión. Tenía esa manera de conceptuar opiniones y de mandar desde la altura profesional. Ordenar y conducir desde la experiencia profesional que tenía desde largos años en el instituto.

Así que mi recuerdo por Ana es muy valioso, he tenido que compartir momentos muy difíciles, y los hemos compartido. Lamentablemente estos últimos años tuvimos que compartir enfrentar los juicios que nos hicieron, Morales, el actual gobernado de Jujuy, y Sanz. Es decir, el 2007 fue un año político que, por suerte, las mayorías nacionales y populares decidieron que Cristina fuera presidente, que a Néstor lo sucediera cristina.

La verdad que nos sentimos parte de esa construcción, que no era personal, era una construcción de conjunto.

Entonces, me quedo con esa idea de la Ana, Madre, Mujer y Argentina porque tuvo que sufrir la dictadura, estuvo desaparecida, ustedes lo saben muy bien, entonces bueno… las entrañas la gobernaban, las entraña de lo que había vivido, las entrañas de que había engendrado a sus hijos y había engendrado hechos, hechos políticos.

Tengo muy gratos recuerdos. Me divertí muchas veces compartiendo el tiempo con ella.

Y brindo, como siempre brindé con ella, con una copa de vino tinto, si era bueno mejor… Brindo por Ana con una copa de vino tinto en la mano.