CELAC: Argentina juega de local y apuesta por el liderazgo regional de Alberto Fernandez

El jueves 6 y viernes 7 de enero se desarrollará en Buenos Aires la XXII Cumbre de Cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), donde los ministros y ministras de Relaciones Exteriores y jefes de delegación participantes tratarán la elección del próximo país a ejercer la Presidencia Pro Témpore del mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política en la región para el período 2022.

Los cancilleres arribarán al país el jueves 6 de enero y esa misma noche participarán de un evento en el CCK, que será encabezado por el presidente Alberto Fernández en su condición de anfitrión, quien estará acompañado por el canciller Santiago Cafiero. Posteriormente, durante el día 7 se desarrollará una reunión plenaria en el Palacio San Martín y encuentros bilaterales de alto nivel entre los países.

Tal como fuera expresado en sucesivos foros internacionales por el presidente Alberto Fernández, para el gobierno argentino es una prioridad estratégica el fortalecimiento de la integración regional a través de la concertación política, con un enfoque solidario y cooperativo.

Para la Argentina, ser sede de esta nueva reunión de la CELAC constituye un ejemplo de su compromiso por fortalecer los lazos entre los países de la región y fomentar puentes de diálogo e inclusión.

¿Qué es la CELAC?

Creada en 2010, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es un mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política. Su membresía incluye a los 33 países de América Latina y el Caribe, y surge con el compromiso de avanzar en el proceso gradual de integración de la región, haciendo un sabio equilibrio entre la unidad y la diversidad política, económica, social y cultural de los más de 600 millones de habitantes de América Latina y el Caribe.

Desde su puesta en marcha, el organismo ha contribuido a profundizar el diálogo respetuoso entre todos los países de la región, en temas como el desarrollo social, la educación, el desarme nuclear, la agricultura familiar, la cultura, las finanzas, la energía y el medio ambiente.  Asimismo, ha promovido que América Latina y el Caribe se asuma a sí misma como una comunidad de naciones, capaz de dialogar y de buscar consensos en temas de interés común.

La CELAC constituye la voz central de la región en temas de consenso al ser el único interlocutor que puede promover y proyectar América Latina y el Caribe en la discusión de los grandes temas globales, con el objetivo de buscar una mejor inserción de la región en el ámbito internacional.