Alimentos con Valor, el programa del gobierno que asiste a emprendedores

Por Ezequiel Vega.

En los últimos años los cambios en el mundo del trabajo han sido muy profundos. Para el desarrollo y crecimiento de Argentina, la actividad emprendedora se encuentra en un lugar de relevancia como uno de los potenciales dinamizadores del mercado interno doméstico. El acompañamiento financiero del Estado Nacional y las capacitaciones formativas resultan pilares para consolidar las unidades de negocios.

Desde la órbita de la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo se lanzó la cuarta edición de “Alimentos con Valor” una iniciativa que brinda capacitación y asistencia técnica a emprendedores y elaboradores de alimentos y bebidas para que puedan integrarse en la cadena de valor y mejorar la comercialización de sus productos.

“Queremos que quienes emprenden cuenten con las herramientas que necesitan para consolidar sus proyectos, que una idea pueda ser un proyecto y que luego ese proyecto se pueda convertir en una PyME que genere trabajo”, aseguró la subsecretaria de Desarrollo Emprendedor, Natalia Del Cogliano, y sumó que “la decisión política es que esta nueva edición tenga una mirada federal muy clara para fortalecer los emprendimientos de todo el país”.

En ese sentido, Del Cogliano agregó: “Firmamos una carta de adhesión con las provincias del Norte Grande para trabajar conjuntamente en la difusión de este programa e incrementar la participación de esa región. Además, en esta cuarta edición se están sumando 4 nuevos organismos, a los 5 que ya venían siendo parte, para potenciar el acompañamiento a los emprendimientos”.

En el acto de lanzamiento se hizo entrega también de certificados para los emprendimientos que participaron de las ediciones anteriores del programa. Desde su primera convocatoria, Alimentos con Valor sumó más de 500 emprendimientos que recibieron acompañamiento y asistencia técnica de parte de diferentes instituciones.

Al mismo tiempo busca favorecer la integración de cada proyecto en la cadena de valor, aumentando su competitividad, incrementando sus capacidades, y promoviendo la mejora de los aspectos productivos, comerciales y de adecuación normativa.

Uno de los puntos favorables es que contempla a emprendimientos en estadío de ideación o puesta en marcha, como a emprendimientos activos que ya cuentan con las habilitaciones bromatológicas correspondientes y busquen mejorar su modelo de negocios y expandir su proyecto.

A través de la plataforma Capacitar, las y los inscriptos participan de encuentros sobre buenas prácticas alimenticias, reciben asistencia técnica para la elaboración de productos, y obtienen asesoramiento para su registro, además de desarrollar vínculos con potenciales compradores, redes de asociatividad y pares.