Acá no se rinde nadie

Por Daniel Prassel.

Escuchá a Daniel Prassel en “Acá no se rinde nadie” acá.

Estimadx lectxr de cada domingo, promediando los últimos días del año, me parecía oportuno además de agradecer por estar siempre ahí apostando a nuestro portal y sus integrantes, repasar algunas reivindicaciones en el marco de las luchas y las políticas de DDHH que volvimos a poner en su lugar luego de la Pandemia Macrista.

En ese sentido, el haber recuperado el gobierno nacional y provincial, desemboco en que nuevamente las áreas de DDHH de ambas agencias, volvieran a ser jerarquizadas, ya que venían vilipendiadas, desfinanciadas y en franco retroceso por la decisión política de Macri y todo su gabinete de pisotear y banalizar las banderas históricas de la lucha del movimiento de DDHH.

Afortunadamente hoy, se encuentran encabezadas por dos grandes compañeros como Horacio Pietragalla y Matías Moreno, quienes además de ser funcionarios que funcionan, son familiares y militantes comprometidos de por vida con la memoria, la verdad y la justicia, resultando este hecho una tranquilidad y garantía absoluta para toda la militancia política que entendemos la defensa y promoción de los DDHH como pilar insustituible de la vida en democracia.

Así fue como de a poco, se empezó nuevamente a poner de pie la política de señalización, preservación y gestión de los Espacios de Memoria, esos lugares oscuros donde la dictadura cometió las peores atrocidades, que por la fuerza del Pueblo se pudieron ir recuperando y que por decisión política de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, se institucionalizaron como ámbitos de participación y construcción colectiva.

También se retomó la discusión con carácter federal para la construcción de la agenda actual de DDHH, organizando reuniones y encuentros con autoridades y referencias de las 24 provincias, pudiendo escuchar, debatir y pensar desde las experiencias de cada uno de esos territorios específicos.

Volvimos a poner en marcha, los procesos judiciales de lesa humanidad, planchados y dilatados durante toda la era Macrista, hoy podemos afirmar que varios de esos procesos a pesar del contexto sanitario que en varios casos obligo a utilizar la modalidad virtual, van avanzando firmemente hacia más verdad y justicia para nuestro Pueblo.

En lo referido a la violencia institucional, una de las problemáticas que más nos convoca actualmente, se ha tomado la férrea decisión de avanzar en mecanismos de recepción de las denuncias correspondientes como también la posibilidad de que las Secretarias sean quienes querellen cuando se suceden estas flagrantes violaciones a los DDHH por parte de las fuerzas de seguridad, y lo más importante, abrir el debate sobre la formación integral de las distintas fuerzas con perspectiva de género y DDHH, pensando en construir instituciones que respeten, promuevan y garanticen derechos en lugar de vulnerarlos.

Fortalecimos también el acompañamiento sobre el Derecho a la Identidad, esa lucha incansable de las Abuelas de Plaza de Mayo por encontrar los más de 400 nietos y nietas que nos faltan a todxs.

Otro gran avance es el abordaje de la situación de los migrantes, fenómeno mundial que fue ampliando la agenda, que hoy encuentran en ambas secretarias el ámbito donde poder visibilizar la problemática para ir avanzando hacia la conquista de derechos.

También se arrancó con otros ejes de trabajo como la Salud Mental, los Pueblos Originarios y la Comunicación como Derecho Humano, donde permanentemente de aúnan esfuerzos y voluntades para seguir construyendo una sociedad justa, inclusiva e igualitaria.

Dicho y esto, hay que decir que no todas son rosas, ha sido un año difícil y así lo comprendemos, también sabemos que dado este contexto excepcional se multiplicaron situación de violencia de genero (la estadística de feminicidios no baja), episodios de violencia institucional (sobre todo en las provincias y en los primeros meses de cuarentena) y represiones a la manifestación popular (Casi siempre en CABA y últimamente lo vimos en Jujuy).

Advirtiendo también que en sectores de la política siguen muy vivos discursos pro-dictadura como las expresiones de la legisladora de Juntos X el Cambio de Córdoba, Patricia de Ferrari, los discursos de odio que pudimos ver en las marchas antitodo y por supuesto la interminable violencia política hacia la Cra Vicepresidenta Cristina, donde no pasa un solo día sin que la insulten, ataquen o difamen, son distintas cuestiones que debemos empezar a pensar y que quede bien claro, no para coartar el derecho de libertad de expresión, que debe ser garantizado siempre, pero tampoco para permitir que cualquier irresponsable haga todo el daño que quiera sin sufrir ninguna consecuencia o penalidad por sus actos.

Por último, la más espinosa de todas, el Lawfare lejos de ir aflojando esta vivito y coleando, y las y los compañerxs que aún están detenidxs ya sea de manera domiciliaria o efectiva bien que lo saben, es por eso que debemos tener como una prioridad excluyente de nuestro gobierno, la reforma judicial que ya no se puede seguir esperando, bien lo dijo Cristina con su claridad de siempre en su reciente escrito “A un año, balance”.

Estamos en nuestro primer año y con la esperanza de siempre, aguardando la llegada de la vacuna que fuera, listxs para salir con todo a defender este proyecto político que tiene la obligación de reconstruir lo que nos robaron en los 4 años de la banda Macrista, como reza nuestro título de hoy “Acá no se rinde nadie”.

De los tres poderes del Estado, sólo uno no va a elecciones. Sólo un Poder es perpetuo.”

Cra Cristina Fernández de Kirchner.

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.