3M

Por Oscar Rodríguez.

Mucho se ha hablado en estos tiempos de letras. Muchos han hecho referencia a la letra K.

La ruta del dinero K… La corrupción K… Las valijas K… etk, etk..

Bien, todo muy tribunero, sin argumentación seria que pueda avalar algo, de lo mencionado antes.

No hay ruta, ni corrupción ni valijas K.

Ya que hemos pasado esta moda de a todo lo “malo” anteponer o posponer la letra K.

Algo que se trae en los genes de la construcción del relato, la generación del enemigo interno…

En esta oportunidad y a modo de oferta vengo a ofrecerles, las implicancias de la letra M en la historia Argentina. 

Letra que también tiene relación en nuestro quehacer diario.

Ante un día que no viene como se ha planeado lo primero que nos sale decir es, qué día de M…, cuando nos cruzamos con alguien que nos provoca algún fastidio, rápidamente generalizamos y decimos: que gente de M…

Cuando vamos por la calle manejando tranquilamente como un campeón y vemos alguna maniobra imprudente, decimos: manejan para la M…

Y así podríamos seguir poniendo ejemplos diarios donde habitualmente utilizamos esa palabrita que comienza con la M.

La M en nuestra cotidianidad la solemos traer a colación seguido.

Pero, ¿a lo largo de la historia Argentina?

No dudes, que también aparece. Fíjate vos que, allá por el año 1870, hace su aparición la primera edición del diario La Nación. 

Fundado por Mitre. Primera M que comenzó a hacer  M el país.

Por la implicancia que el diario, fundado en 1870 tuvo y tiene en la generación de subjetividad, rápidamente se nos viene a nuestro pensamiento la letra M…

La historia Mitrista es la que aún hoy se da en los colegios, es el relato de una versión neoliberal que presentaba a los caudillos federales en su peor versión.

Por otro lado exalta a Rivadavia, quien fue el que inició el proceso de dependencia con el imperio británico. 

La construcción del relato, configurado a partir de la utilización de vocablos muy apreciados por el lenguaje decimonónico: la civilización, el progreso y la libertad, que entraban en contraposición con: la barbarie, el atraso y la tiranía, “civilización” por un lado y “barbarie” por el otro.

La “civilización” y el “progreso” impusieron un manto de sacralidad, demonizando a los adversarios, dotándolos de la amenaza de retroceder en las ansias de crear una gran nación.    

Se adueñaron de estos vocablos para construir una verdadera tiranía, que comienza en la presidencia de Mitre.

Donde se da apertura a los capitales ingleses provocando un profundo daño a la industria y artesanías nacionales.

Se produjo a su vez uno de los mayores genocidios entre países hermanos de Latinoamérica, la guerra del Paraguay.

Dejando como víctimas, no solamente soldados, sino que también se arrasó con población civil, incluyendo niños, ancianos y mujeres.

El fundador del diario La Nación, Bartolome Mitre, en su faceta más desconocida: genocida y traidor de los intereses nacionales y latinoamericanos.

Hasta el año 2008 poco se sabía de él.

Perfil bajo, este hombre para quien la investidura presidencial es un puesto menor. 

Este hombre, que comenzó a construir su tremendo poder a partir de la apropiación de papel prensa, de la mano de la dictadura cívico militar y a costa de 30 mil desaparecidos.

Héctor Magnetto, generador de subjetividad, desde las páginas del diario Clarín y del imperio mediático derivado de este.

Mitre, Magnetto…

La Nación, Clarín…

Tribunas doctrinarias desde donde se construyen relatos acomodados que despliegan la defensa y promoción de un modelo de país de concentración de la riqueza y exclusión.

Medios de comunicación que se han convertido en actores políticos, que tienen la capacidad de influir en el imaginario popular.

Están lejos de ser un espejo de la realidad,  son constructores de noticias a partir de un posicionamiento ideológico.

Ambos medios se alinearon en la construcción del enemigo interno, tomando la impronta del poder de la propanga nazi, generando sobre el adversario político la figura demonizada de la “barbarie”.

Escuela Mitrista, tomada por Magneto que llevó a la presidencia a Macri. 

3M…

Que confluyen en la degradación del país.

Macri, tenemos muy fresco en la memoria lo que provocó en nuestro país y lo que generó en países hermanos de latinoamérica.

No solo instigando un golpe de estado a un gobierno democratico, también aportando armamento para llevar adelante la represión a un pueblo que quiso expresarse pacíficamente.

Hasta acá, nuestro paseo por el abecedario, la oferta está hecha, la M en la historiografía Argentina y la M en nuestro quehacer diario.

Mitre, Magnetto, Macri, Mierda…

Usted decide.