1982 – 2 de abril – 1917

La Soberanía se sigue disputando 35 años después.

Nuestro homenaje y reconocimiento a todos los héroes de Malvinas, a sus familias, a los que cada día siguen bregando por mantener viva y en alto esta bandera de Soberanía Nacional.

Las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwichdel Sur SON y ES Argentina.

 

Carta de un soldado caído a su madre 
«Vieja, ¿te acordas que te enojabas y me corrías por el patio cuando te llamaba así? Pero como ahora estoy muy lejos de ustedes, eso es solo una anécdota.
Te cuento que aquí los días son grises, y la llovizna no nos moja, nos lastima. El frio lo sentimos en la piel y también en el alma. 
No tenemos mucho tiempo, esta es la última carta que nos permiten escribir.
Sabes que estamos ultimando detalles para la defensa porque en dos días más, según dijeron, llegan los ingleses. Y bueno, como decimos allá en el pueblo ¿no? , ¡nos vamos a conocer, qué carajo!
Por las noches vienen a mi mente el primer juguete que me regalo papá, era un fusil pero de juguete y vos lo retaste. Y ahora mi mejor compañero es un fusil, pero este es de verdad.
Si supieran cuanto los extraño, también extraño esos días de sol y los amigos. Yo creo que aquí todos crecimos de golpe. De chicos aventureros pasamos a ser hombres.
¡Cuántas cosas aprendimos en tan poco tiempo, vieja!  No sé qué pasara en el momento de la lucha pero que nos sobra coraje, eso es cierto, porque estamos convencidos que las islas son nuestras. Las trincheras están preparadas porque según nos dijo el Teniente primero van a pasar los aviones arrojando bombas.
Ah, decile a papá que no se preocupe, no tengo miedo, estoy preparado, no creas que olvido cosas. Sé que dentro de horas no más va a estallar la guerra y en la guerra, en la guerra vieja, para sobrevivir hay que matar, y estas islas seguro que se van a convertir en un infierno.
Todos los días invoco al Señor en una plegaria, espero que ustedes también lo hagan. Aquí el que no sabe rezar, te aseguro que inventa una oración.
No se preocupen, lo único que pienso es en volver a casa, para abrazarme fuerte, pero muy fuerte con vos, con papá, Javier, el apato, mis hermanas. Tengo muchas cosas de aquí para contarles, y si no vuelvo, por voluntad de Dios él quiere que, que vaya a buscar la paz que existe en sus campos, no lloren, los valientes no saben de llantos. Recuérdenme como fui y como soy, un pibe dicharachero, travieso, que entrego su vida por un ideal, un sentimiento. 
Viejita, si eso ocurre, y pasado el tiempo mi hermana , mi hermana me regala una sobrina, pónganle por nombre Patria, cuéntenle del tío, pero no le digan que murió, díganle que vive, que con otros chicos se vistieron de soldado y , y se fueron a un lugar llamado gloria.
Bueno como te decía, el tiempo es escaso, estamos en preparativo.
Besos y un abrazo grande para todos.
Chau viejita hermosa, no te pongas triste, te amo, ¡hasta pronto!»